Aviso legal

El presente Aviso Legal regula el uso de la página web www.accioncontraelhambre.com (en adelante, la Página) titularidad de ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE, de nacionalidad española y titular del web site accioncontraelhambre.org, es una fundación privada, no gubernamental, sin ánimo de lucro, con domicilio social en Madrid, calle Duque de Sevilla, número 3, 28002, inscrita en el Registro del Protectorado de Fundaciones del Ministerio de Asuntos Sociales, con el número 28-0968 en fecha 24 de abril de 1995, con NIF número: G-81164105, teléfono: 34 91 391 53 00, email: pdatos@accioncontraelhambre.org

Para la utilización de la Página se requiere la aceptación expresa del usuario de todas y cada una de las cláusulas que se indican en el presente Aviso Legal, así como cada una de las advertencias o cláusulas específicas que se establezcan para la contratación de determinados servicios, productos o uso de zonas de la Página.
En caso de no aceptar las cláusulas establecidas en el presente Aviso Legal, el usuario deberá abstenerse de acceder y/o utilizar los servicios y/o contenidos puestos a su disposición en la Página, procediendo a abandonar la misma.

USO DE LA PÁGINA
El usuario se obliga a no utilizar la Página para la realización de actividades contrarias a las leyes, a la moral, al orden público y, en general, a hacer un uso conforme a las condiciones establecidas en el presente Aviso Legal. Asimismo, se obliga a no realizar actividades publicitarias o de explotación comercial remitiendo mensajes que utilicen una identidad falsa.

ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE actúa exclusivamente como responsable de la Página en su condición de prestador de un servicio de información sobre sus propios servicios, no haciéndose responsable de los contenidos que, en contravención a las presentes condiciones generales, los usuarios pudieran enviar o publicar, siendo el usuario el único responsable de la veracidad y licitud de los mismos.

ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE podrá interrumpir el servicio de la Página que esté siendo utilizado por el usuario y resolver de modo inmediato la relación con el usuario si detecta un uso de la Página o de cualquiera de los servicios que en el mismo se ofertan que pueda considerar contrario a lo expresado en el presente Aviso Legal

PROPIEDAD INTELECTUAL E INDUSTRIAL
La totalidad de esta Página: texto, imágenes, marcas, gráficos, logotipos, botones, archivos de software, combinaciones de colores, así como la estructura, selección, ordenación y presentación de sus contenidos, se encuentra protegida por las leyes sobre Propiedad Intelectual e Industrial, quedando prohibida su reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, salvo para uso personal y privado.
ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE no garantiza que los contenidos sean precisos o libres de error o que el libre uso de los mismos por el usuario no infrinja los derechos de terceras partes. El buen o mal uso de esta página y de sus contenidos está bajo la responsabilidad del usuario.
Asimismo, queda prohibida la reproducción, retransmisión, copia, cesión o redifusión, total o parcial, de la información contenida en la Página, cualquiera que fuera su finalidad y el medio utilizado para ello, sin autorización previa de ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE.

ENLACES O LINKS
La Página puede incluir enlaces o links a sitios de terceros. Las páginas pertenecientes a terceros no han sido revisadas ni son objeto de controles por parte de ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE. En cualquier caso, no podrá ser considerada responsable de los contenidos de estos sitios web ni de las medidas que se adopten relativas a su privacidad o al tratamiento de sus datos de carácter personal.

ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE recomienda la lectura detenida de las condiciones de uso y la política de privacidad de estos sitios.

En caso de estar interesado en activar un enlace a alguna de las páginas de ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE deberá comunicarlo, obteniendo el consentimiento expreso para crear el enlace. ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE se reserva el derecho de oposición a la activación de enlaces con su sitio web.

MENORES DE EDAD
Queda prohibido el acceso y uso del portal a los menores de edad no autorizados.

ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE recuerda a los usuarios mayores de edad, que tengan a su cargo menores, que será de su exclusiva responsabilidad determinar qué servicios y/o contenidos son no apropiados para la edad de estos últimos.

ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE les informa que existen programas informáticos que permiten filtrar y bloquear el acceso a determinados contenidos y servicios, de tal forma que los padres o tutores, por ejemplo, pueden decidir cuáles son los contenidos y servicios de Internet a los que los menores pueden tener acceso y cuáles no.

RESPONSABILIDADES
ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE no será responsable directa ni subsidiariamente de:

La calidad del servicio, la velocidad de acceso, el correcto funcionamiento ni la disponibilidad ni continuidad de funcionamiento de la Página.
Los daños que puedan causarse en los equipos del usuario por la utilización de la Página.
Los casos en que un tercero, quebrantando las medidas de seguridad establecidas, acceda a los mensajes o los utilice para la remisión de virus informáticos.
Los vicios y defectos de toda clase de los contenidos transmitidos, difundidos, almacenados o puestos a disposición.
La licitud, fiabilidad y utilidad de los contenidos que los usuarios transmitan con la utilización de la página o de los servicios en él ofertados, así como tampoco su veracidad o exactitud. ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE no controla la utilización que los usuarios hacen de la Página, ni garantiza que lo hagan conforme a lo establecido en el presente Aviso Legal.
A título enunciativo y con carácter no limitativo, el usuario será responsable de:

De los contenidos introducidos por ellos, especialmente de los datos e informaciones introducidos y enviados a ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE por medio de la Página o en la Página.
De la realización de cualquier tipo de actuación ilícita, lesiva de derechos, nociva y/o perjudicial.
De la facilitación de datos no veraces o incorrectos.
FUERO
El presente Aviso Legal se encuentra redactado en castellano y sometido a la legislación española vigente. Para cualquier tipo de controversia derivada de la utilización de los servicios ofrecidos o de los contenidos propios de la Página las partes, con la aceptación del clausulado establecido en el presente Aviso Legal se someterán a los Tribunales y Juzgados competentes de Madrid.

Cometas contra monstruos

Por Guillermo Fesser

Antes de que se inventaran las telefonías existieron las cometas. Era la manera que tenía el ser humano de elevarse sobre los tejados de su aldea y decirle al mundo que estaba allí. Que ella o él también contaban. Uno no tenía nada más que levantar la mirada hacia el cielo para hacerse una idea certera del mundo y de la complejidad de sus habitantes.

Había cometas alegres que invitaban a la sonrisa, cometas amenazadoras que infligían desasosiego, cometas aburridas, apenas distinguibles en el azul del firmamento, y cometas imposibles que alzaban el vuelo en contra de las leyes físicas e invitaban al resto de los mortales también a intentar la aventura. Y, luego, había cometas que actuaban como bengalas de socorro. Peticiones de ayuda en forma de rombo que rogaban a otras tribus que se acercasen a echarles una mano.

Todavía hoy, en algunos rincones del planeta, como en el barangay de Papandayan de la isla de Mindanao, Filipinas, los niños elevan al aire sus cometas. Como quien alza la mano en clase para que note su presencia la señorita. Están hechas con los materiales que caen diariamente del camión de la basura que les visita: bolsas de plástico, varillas de bambú que llegan mezcladas con los deshechos de construcción, gomas del pelo, y el hilo desmadejado de los sacos de arroz.

Y vuelan. Vuelan alto como las gaviotas. Para recordarnos que esos niños existen. Que también cuentan. Y tienen forma de rombo. Figuras geométricas con los picos bien afilados, para que no quede ninguna duda de que la ayuda que necesitan es de emergencia. El monstruo invisible se empeña en tenerles acorralados y no saben por cuanto más tiempo serán capaces de resistirlo.

Mientras llegamos, yo, en señal de avanzadilla, acabo de subir al cielo de Madrid una cometa redondeada y rosa. Lo más parecido que he sabido hacer a un corazón. Un guiño para que aguanten mientras pedimos refuerzos a todos los niños de España. “Aguantad, por favor” les he escrito en un cartel que cuelga de mi cometa como una gran cola. “Aguantad, Aminodin, que ya llegamos.»